NYT – Dialogar con las pandillas ha sido una realidad en el país: políticos de todos los colores lo han hecho por casi una década, pero solo unos cuantos han sido perseguidos por hacerlo. ¿Es una utopía transparentar esos pactos? Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *