La Nación ar – En medio de una alta inestabilidad financiera y cambiaria, de un proceso electoral y con reservas limitadas, el Gobierno anunció ayer que buscará un“reperfilamiento” de la deuda de corto plazo y un proceso de canjes voluntarios con los pasivos de mediano plazo por un monto total que alcanza unos US$60.000 millones. El objetivo fundamental es ofrecer certidumbre sobre su pago, pero también frenar la fuerte volatilidad del dólar. Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *