El Comercio pe – Cuando el exministro de Justicia de Brasil Eduardo Cardozo fue consultado por el sistema judicial en el 2012, respondió: “Preferiría morir antes que pasar muchos años en una de nuestras cárceles”. Siete años después, la masacre en el penal de Altamira, que dejó 16 decapitados entre los 57 muertos, nos permite entender la respuesta. Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *