Lat. News – sede FAO, 14 Feb. 2019 – El papa Francisco en la apertura de la 42º sesión del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) que se realizó hoy en Roma en la sede de la FAO, en su aplaudido discurso exhortó a proseguir en el esfuerzo de combatir la pobreza, ante la paradoja de que “buena parte de los más de 820 millones de personas que sufren hambre y malnutrición en el mundo viven en zonas rurales”.

“Una sociedad que es capaz de avanzar en sus propósitos de bien” señaló el Papa, “también vencerá la batalla contra el hambre y la miseria, si se lo plantea seriamente”, dijo. Y su anhelo de “que pudiéramos mirar sus rostros sin sonrojarnos, porque finalmente su clamor ha sido escuchado y sus preocupaciones atendidas”.

El FIDA (IFAD la sigla en inglés) es un ente pertenecientes a las Naciones Unidas que eroga créditos blandos para favorecer proyectos agrícolas y  dar mayor seguridad alimentar, mejorar la calidad de su alimentación, obtener réditos más altos y reforzar las propias capacidades de adaptarse a los cambios climáticos.

El Pontífice en sus palabras señaló la existencia de “situaciones precarias: el aire está viciado, los recursos naturales esquilmados, los ríos contaminados, los suelos acidificados; no tienen agua suficiente para ellos mismos ni para sus cultivos; sus infraestructuras sanitarias son muy deficientes, sus viviendas escasas y defectuosas”.

Por ello, añadió, “es necesario la ayuda de la comunidad internacional, de la sociedad civil y de cuantos poseen recursos”, precisando que “las responsabilidades no se evaden, pasándolas de unos a otros, sino que se van asumiendo para ofrecer soluciones concretas y reales”.

Señaló también que la comunidad internacional, al elaborar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, “necesita dar pasos ulteriores para la consecución real de los 17 objetivos que la conforman”. Y elogió la “aportación del FIDA para “los dos primeros objetivos de la Agenda, los referidos a la erradicación de la pobreza, la lucha contra el hambre y la promoción de la soberanía alimentaria”.

El principio de subsidariedad por lo que se refiere al desarrollo agrícola y a las ayudas internacionales fue indicado por Francisco, pidiendo “otorgar protagonismo directo a los propios afectados por la indigencia, sin considerarlos meros receptores de una ayuda que puede acabar generando dependencias”.

El Pontífice elogió la gestión de “los últimos años, el FIDA” con “mejores resultados a través de una mayor descentralización, impulsando la cooperación sur-sur, diversificando las fuentes de financiación y los modos de actuación, promoviendo una acción basada en las evidencias y que, a la vez, genera conocimiento”.

El Papa concluyó pidiendo “apostar por la innovación, la capacidad de emprendimiento, el protagonismo de los actores locales y la eficiencia de los procesos productivos”, sin contraponer las nuevas tecnologías a las culturas locales y a los conocimientos tradicionales, “sino en sinergía con los mismos”.

H. Sergio Mora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *