Latinoamerica News- 28 enero 2019 – El papa Francisco a su regreso de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en Panamá, en la tradicional conferencia de prensa que realiza  en el vuelo que llegó hoy a Roma, fue interrogado sobre la crisis en Venezuela.

El periodista preguntó: En estos días dijo que se sentía muy cerca de los venezolanos, y el domingo pidió una “solución justa y pacífica, respetando los derechos humanos”. Los venezolanos quieren saber qué significa esto. ¿El reconocimiento de Juan Guaidó? ¿nuevas elecciones libres? La gente siente que usted es una Papa latinoamericano y quiere saber de su apoyo.

“Apoyo a todos los venezolanos que están sufriendo. Si me pusiera a decir ‘escucha a estos países o a esos otros’, me pondría en un papel que no conozco. Sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño. Las palabras que dije las pensé y pensé, expresé mi cercanía y lo que siento. Yo sufro por todo esto. ¿No logran ponerse de acuerdo? Una solución justa y pacífica. Me asusta el derramamiento de sangre”.

“Y por eso les pido a aquellos que pueden ayudar a resolver el problema que sean grandes. El problema de la violencia me aterroriza. Después de todo el esfuerzo realizado en Colombia, lo que sucedió en la Escuela de Cadetes de la policía da miedo. Debo ser un pastor. Y si necesitan ayuda, y están de acuerdo, que la pidan”.

Las palabras del pontífice son enteramente coherentes con las dichas durante el ángelus de este domingo pasado, el 27 de enero: “Aquí en Panamá pensé mucho en el pueblo venezolano, con quien me siento particularmente unido en estos días. Ante la grave situación que está sufriendo le pido al Señor que se busque y alcance una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país. Los invito a rezar, colocando esta intercesión bajo la protección de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela”.

El 14 de enero pasado, el director de la Sala de prensa de la Santa Sede, en un comunicado explicó el motivo por el cual el Vaticano fue representado en la toma de mando del presidente Nicolás Maduro cuando el pueblo venezolano sufre una grave crisis humanitaria y social. La Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con el Estado venezolano. Su actividad diplomática tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana”, indicó el nuevo portavoz, Alessandro Gisotti. 

Indicó también que “la Santa Sede decidió estar representada en la ceremonia de inauguración de la Presidencia, por el Encargado de Negocios ad interim de la Nunciatura Apostólica de Caracas”.

La comunicación concluye indicando que “la Santa Sede y los obispos del País continúan trabajando juntos para ayudar al pueblo venezolano, que sufre las implicaciones humanitarias y sociales de la grave situación en la que se encuentra la Nación”.

H. Sergio Mora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *