La Jornada . Mx – El Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) señaló que con la aceptación de que migrantes que piden asilo en Estados Unidos esperen su proceso en México, el país se convertiría en “cómplice de Estados Unidos en el cierre de la frontera para personas solicitantes de asilo que huyen de la violencia”.

Señaló que la medida llamada Quédate en México “viola las leyes nacionales e internacionales” de Estados Unidos y que al país “lo convierte en cómplice de una política que viola el derecho de protección internacional”. Leer todo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *