El País.com – El movimiento político nacido en septiembre de 2017 de las cenizas de las FARCha chocado con el profundo rechazo de la sociedad colombiana, que no olvida los crímenes de medio siglo de conflicto armado, y aún no ha logrado hacerse un hueco en el mapa de partidos.

Sus resultados en las elecciones legislativas del pasado marzo fueron testimoniales -cerca de 85.000 votos- y, con esta premisa, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que mantuvo las siglas de la antigua guerrilla, renunció a participar en las presidenciales de mayo. Ahora, con los comicios regionales y municipales de 2019 a la vista, la formación se propone “acceder a Gobiernos locales” con candidaturas propias o alianzas. Leer todo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *