ANSA latina -El nuevo gobierno del presidente Andrés López Obrador decidió cambiar la estrategia de dejar a la deriva a los migrantes en Tijuana, frontera con Estados Unidos, y lanzó un plan emergente para atenderlos y mejorar su precaria situación.
    Unos 6.000 salvadoreños, hondureños y guatemaltecos principalmente han estado viviendo en condiciones difíciles, en tiendas de campaña, aglomerados en un albergue, sufriendo hostilidad y actitudes xenófobas de los habitantes de la urbe. Leer todo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *