El Mundo.es – El 7 de diciembre de 2014 a las 4:30 de la madrugada el sirio Ahmed Ahjam, junto a otros cinco ex reclusos, llegó a Montevideo, la capital uruguaya, para dejar atrás una década de encierro, condiciones de reclusión extremas y, en especial, para volver a ser libre.

Su suerte estuvo en manos del ex presidente de UruguayJosé Mujica, quien en enero de 2014 recibió un pedido de su par norteamericano Barack Obama. La eterna e inacabada apuesta por cerrar la cárcel de Guantánamo llevó al Gobierno deEstados Unidos a plantear a decenas de Administraciones si podían recibir a sus presos como refugiados. Mujica, sin consultarlo, aceptó. Y así Ahmed Ahjam llegó al pequeño país sudamericano casi un año después. Leer todo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *