El País.com – “Yo tengo influencia, que es muy distinto a tener poder”, advierte Fernando Henrique Cardoso. No parece poco para un hombre de 87 años con el único cargo simbólico de presidente de honor del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). De paso por Madrid para asistir al Foro Iberoamérica, el expresidente que durante su mandato (1994-2002) logró sacar al país de la hiperinflación defiende su controvertida decisión de mantenerse neutral en las últimas elecciones. Admite que el presidente electo, el ultraderechista Jair Bolsonaro, llega cargado de incógnitas y amenazas, pero se dice convencido de que las instituciones y la sociedad frenarían una hipotética deriva antidemocrática. Leer la entrevista 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *