El País.com – Tan pronto se bajó del helicóptero que lo trajo a la libertad tras siete largos años de cautiverio, Sigifredo López fue embestido, sobre la propia pista, por el abrazo de sus hijos, los tres atenazados ante las cámaras que transmitían en directo. Esas imágenes de 2009 en el aeropuerto de Cali, tatuadas en la memoria de muchos colombianos, mezclaban una intensa alegría con un profundo dolor. López fue el único sobreviviente de los 12 diputados del Valle secuestrados por las FARC en un cinematográfico operativo en abril de 2002. Los otros 11 fueron masacrados en 2007, estando aún cautivos.

Categorías: Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *