El Mundo.es El éxodo centroamericano protagonizado por la Caravana de Migrantes ha vivido en las últimas horas uno de sus capítulos más caóticos, en espera de unos autobuses que habían solicitado a Naciones Unidas para seguir con su ruta hacia la frontera norte. Ante la negativa del organismo internacional, un grupo de 2.000 migrantes, en su mayoría jóvenes e impacientes, ha decidido salir hacia Querétaro a las 5 de la mañana (tal y como se había decidido en la asamblea celebrada la noche anterior), dejando atrás al resto de sus compañeros. La evidente división de un gran grupo, que ha aglutinado estos días a más de 5.000 migrantes, es solo el desenlace de unas negociaciones en las que han predominado las falsas promesas, la desinformación, las prisas y la desconfianza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *